Haz lo que dice EEUU, no lo que hace

Amnistía Internacional acusó a Estados Unidos de fijar los criterios mundiales sobre derechos humanos pero no cumplirlos.

“Como es el país más poderoso, Estados Unidos establece los estándares para el comportamiento de los gobiernos”, pero se ha “distinguido en los últimos años por un desafío al derecho internacional”, señala el informe anual de la organización, divulgado el 28 de mayo.

Al igual que el año pasado, el trabajo condena especialmente las detenciones en la base militar estadounidense en Guantánamo, Cuba. El trabajo señala que cientos de personas permanecen como prisioneras allí.

El informe critica también la situación interna en Estados Unidos. “Los soldados que se niegan a pelear en Iraq por razones de conciencia son encarcelados. Los prisioneros continúan sufriendo malos tratos de manos de la policía en las cárceles. Decenas de personas mueren por el uso de armas de electro-shock por parte de la policía”, señala.

El informe recopila datos sobre la situación el año pasado en varios países. La organización hizo especial énfasis en Estados Unidos, China, Rusia y la Unión Europea (UE).

Amnistía exigió a China que cumpla con sus promesas sobre derechos humanos hechas durante su preparación para los Juegos Olímpicos de Beijing este año, y que permita la libertad de expresión y de prensa. También pidió al régimen comunista que ponga fin a su programa de trabajo forzado para prisioneros.

Por su parte, demandó a Estados Unidos que cierre la cárcel en Guantánamo y todos los centros secretos de detención, juzgue a los prisioneros bajo criterios justos o los libere. Además, exigió al gobierno de George W. Bush que rechace en forma inequívoca el uso de la tortura.

Asimismo, para Amnistía, Rusia debe mostrar una mayor tolerancia ante la disensión política, y no permitir la impunidad en la provincia separatista de Chechenia.

Finalmente, la UE tiene que investigar la complicidad de sus estados miembros en el mecanismo denominado “entregas extraordinarias” (“extraordinary renditions”), empleado por Washington para capturar a sospechosos de terrorismo y transferirlos, sin pasar por los tribunales, a terceros países en los que por lo general son torturados, según activistas.

Además, la organización llamó las autoridades del bloque europeo a adoptar internamente las mismas exigencias que hacen a otros países. “Los más poderosos deben liderar con el ejemplo”, dijo la secretaria general de Amnistía, Irene Khan, durante la presentación del informe.

Pero el trabajo también llama la atención sobre otras regiones. “Los puntos de ignición en derechos humanos, que son (la occidental zona sudanesa de) Darfur, Zimbabwe, Gaza, Iraq y Myanmmar (Birmania), requieren una acción inmediata”, señaló Khan.

El informe de Amnistía señala que, 60 años después de que la Organización de las Naciones Unidas adoptara la Declaración Universal de Derechos Humanos, en al menos 81 países se sigue torturando, en 54 se realizan procesos legales injustos y en 77 no se permite a la población hablar libremente.

El informe subraya las siguientes tendencias en 2007: el ataque contra civiles por parte de grupos armados y fuerzas del gobierno, la constante violencia contra las mujeres, el uso de la tortura como método, la represión de todo disentimiento, las agresiones contra periodistas y activistas, la negación de los derechos económicos y sociales, y la evasión de la responsabilidad corporativa.

Gran parte del trabajo de Amnistía sigue siendo realizado, como antes, sobre la base de información de periódicos y otros informes, particularmente cuando se trata de China.

“Sobre la base de informes públicos, Amnistía Internacional estimó que por lo menos 470 personas fueron ejecutadas, y 1.860 fueron sentenciadas a muerte en 2007 (en China), aunque se cree que las cifras reales serían mucho más altas”, señaló la organización.

La sección sobre Iraq expone las limitaciones que tiene la organización para investigar en el terreno.

“Miles de civiles, incluyendo niños y niñas, murieron o resultaron heridos en medio de la continua violencia sectaria. Todas las partes involucradas en los combates cometieron graves violaciones a los derechos humanos, algunas de las cuales llegan a ser crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”, dice el texto.

En cuanto a Pakistán, el informe critica también a Estados Unidos por haber respaldado al presidente Pervez Musharraf.

“La falsedad del llamado a la libertad y a la democracia hecha por el gobierno estadounidense quedó en evidencia con su continuo respaldo al presidente Pervez Musharraf, quien arrestó a miles de abogados, periodistas, defensores de los derechos humanos y activistas políticos”, indicó Amnistía.

* Por Sanjay Suri -LONDRES (IPS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s