Geoingeniería para un clima desesperante

Delegados a la cumbre mundial de biodiversidad que se celebra en esta ciudad japonesa reclaman una moratoria a las investigaciones de ingeniería climática, como colocar espejos en el espacio que reflejen la luz solar y refresquen la atmósfera.

Por ingeniería climática o geoingeniería se entiende cualquier esfuerzo humano a gran escala para adaptar intencionalmente los sistemas planetarios al cambio climático.

Representantes de países de África y Asia expusieron su preocupación por los impactos de la geoingeniería en los ecosistemas y se manifestaron a favor de una prohibición de estos experimentos, reclamada por organizaciones no gubernamentales en la 10 Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB COP 10), que se celebra en Nagoya desde el 18 hasta el 29 de este mes.

Algunos de los experimentos propuestos son instalar gigantescas tuberías verticales en el océano para bombear agua más fría hacia la superficie, lanzar enormes cantidades de sulfatos a estratósfera para bloquear la luz del sol o arrojar sal marina hacia las nubes para aumentar su capacidad de reflejar los rayos solares.

En términos generales, hay dos terrenos de investigaciones en geoingeniería. El primero propone controlar la radiación solar, y el segundo se basa en absorber el dióxido de carbono de la atmósfera, para reducir la concentración de este gas de efecto invernadero.

En materia de radiación solar, algunas ideas se basan en liberar sulfatos a la atmósfera, o colocar miles de enormes espejos en el espacio para reflejar la luz del sol. En cuando al carbono, se habla de fertilización oceánica: arrojar hierro o nitrógeno al agua del mar para estimular el crecimiento de fitoplancton que a su vez absorba más gas carbónico y lo almacene en las profundidades.

“Algunos de los que proponen estas tecnologías piensan que es más fácil manipular el Sol que hacer que la gente viaje en autobús”, dijo Pat Mooney, director ejecutivo del ETC Group, una organización no gubernamental con sede en Canadá.

“Los políticos de los países ricos ven a la geoingeniería como un plan B, que les evitaría tomar decisiones difíciles para reducir las emisiones que causan el cambio climático”, declaró Mooney a Tierramérica.

“Es una estrategia política que aspira a que los países industriales queden libres de sus deudas climáticas”, agregó.

Pero la geoingeniería ya no pertenece al reino de lo descabellado y se está convirtiendo rápidamente en objeto de serios debates científicos e intereses comerciales.

En 2007, Tierramérica divulgó la noticia de que la empresa estadounidense Planktos intentaba arrojar 100 toneladas de partículas de hierro en el océano Pacífico, cerca de las ecuatorianas islas Galápagos –consideradas un santuario para el estudio de la evolución de las especies–, sin consentimiento de Quito.

Si conseguía probar que esta técnica permitía absorber dióxido de carbono, Planktos esperaba vender créditos de carbono. El proyecto fue frenado y la empresa puso fin a sus experimentos en la zona.

Al año siguiente, el CDB acordó una suspensión a todas las pruebas de fertilización oceánica.

A comienzos de 2010, el órgano científico del CDB propuso prohibir todas las actividades de geoingeniería relacionadas con el clima.

Sin embargo, ante el fracaso de las negociaciones internacionales para reducir los gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, se renovaron los intereses científicos y políticos en estos experimentos

La Royal Society de Gran Bretaña, que reúne a algunos de los científicos más destacados del mundo, defiende las investigaciones en geoingeniería.

“Nos oponemos a una moratoria porque no queremos restringir esas investigaciones”, dijo John Shepherd, climatólogo del Centro Nacional de Oceanografía de la británica Universidad de Southampton y miembro de la Royal Society.

“El cambio climático puede llegar a un punto desesperante que requiera medidas desesperadas, y por lo tanto deberíamos tener listas algunas buenas investigaciones sobre lo que pueda ayudar”, sostuvo Shepherd, autor del informe 2009 de la Royal Society sobre geoingeniería.

El estudio concluyó que estas técnicas pueden ser necesarias para enfriar el planeta si fracasan los esfuerzos para reducir las emisiones de carbono.

Se necesita investigar para determinar los riesgos y la efectividad de todo proyecto de geoingeniería, dijo a Tierramérica.

Llevar a cabo ahora cualquiera de estos experimentos “sería increíblemente prematuro”, sostuvo Shepherd. Ése es el punto de vista de su institución, agregó.

En noviembre, la Royal Society celebrará en Londres el simposio “Geoingeniería: tomar el control del clima de nuestro planeta”.

Inyectar sulfatos en la atmósfera es atractivo para los políticos porque su costo es muy inferior al de reducir la huella de carbono, escribió Clive Hamilton, del Centro para la Filosofía Aplicada y la Ética Pública de la Universidad Nacional Australiana.

Aunque ningún país promueve la geoingeniería, reconoció Hamilton, estos planes “eluden la necesidad de elevar los impuestos a la gasolina, permiten un crecimiento aún más irrestricto y no representan una amenaza al estilo de vida de los consumidores”, sostuvo el autor del libro “Requiem for a Species” (Réquiem para una especie).

El ETC Group documentó los avances de varias ideas para controlar el clima en su informe “Geopiracy: The Case Against Geoengineering” (Geopiratería: Los argumentos contra la geoingeniería), presentado el día 19 en Nagoya. Allí se pregunta “quién tiene derecho a fijar el termostato planetario”.

“Los países en desarrollo entienden que para controlar el termostato mundial no pueden confiar en los países ricos que no redujeron sus emisiones”, dijo Mooney.

Es imposible evaluar los impactos potenciales de estos experimentos, agregó.

Se necesita una moratoria a las investigaciones de ingeniería climática a cielo abierto para dar tiempo a un debate internacional sobre sus impactos en la biodiversidad, la sociedad y la economía, expresó.

Los delegados presentes en Nagoya discuten la redacción de una suspensión. Un representante de Brasil dijo a Tierramérica que éste se ha vuelto un tema importante, mientras países como Canadá se oponen firmemente a toda prohibición.

“La geoingeniería no es una solución al cambio climático”, concluyó la activista Silvia Ribeiro, del ETC Group.

“Sólo podría considerarse en situación de emergencia, y por lo tanto nunca puede ser redituable ni parte de ningún mercado de carbono”, dijo a Tierramérica.

 

* Por Stephen Leahy, NAGOYA, Japón, Octubre 2010 (Tierramérica)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s