Conflicto en Libia reaviva racismo

El uso de mercenarios procedentes de África subsahariana por parte del régimen de Muammar Gadafi en Libia reavivó el profundo racismo arraigado en la población árabe.


Aunque la mayoría niegan su existencia, la discriminación es común en ese país, no sólo contra los inmigrantes negros, sino también contra los propios libios de piel más oscura, especialmente del sur.

“Frente a este panorama, uno necesita estar un poco alerta ante las etiquetas de ‘mercenarios africanos’ o incluso ‘mercenarios africanos negros’, que están siendo usadas”, dijo a IPS el director ejecutivo del Centro Afro-Medio Oriente, en Johannesburgo, Na’eem Jeenah.

“Sin duda, Gadafi ha usado en el pasado mercenarios de otras partes de África, y nuestra información es que algunos de ellos probablemente estén involucrados en la actual situación”, añadió.


“Por supuesto, los mercenarios son muy útiles debido a que las fuerzas regulares incluyen conscriptos, que pueden rápidamente abandonar las filas y unirse a los rebeldes. Los mercenarios trabajan por dinero y no tienen reparos en matar”, indicó.

De los alrededor de dos millones y medio de refugiados e inmigrantes subsaharianos en Libia, la mitad tienen trabajos mal pagos en el sector petrolero, la agricultura, la construcción y otros sectores de servicios.


No es la primera vez que los inmigrantes son víctimas racismo en Libia. En 2000, decenas de trabajadores procedentes de Burkina Faso, Camerún, Chad, Ghana, Níger, Nigeria y Sudán fueron asesinados en las calles en el marco de una campaña del gobierno contra el crimen, las enfermedades y el tráfico de drogas.

Entonces, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial expresó su preocupación.

En 2004, acusó a Trípoli de violar el artículo 6 de la Convención Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, de 1969, y de no implementar mecanismos adecuados para salvaguardar a los individuos de actos racistas que violan los derechos humanos. “Es también posible que muchos identificados como ‘mercenarios africanos’ sean en realidad libios de piel oscura. Es más fácil para la gente proyectar sus problemas hacia los extranjeros que hacia su propio pueblo”, añadió Jeenah.


El caso de Karim, un africano-libanés, es un ejemplo. Cuando viajaba en autobús con su madre africana de regreso a Beirut, tras visitar a sus parientes en Libia, el vehículo fue detenido en un puesto de control militar. Los soldados ingresaron y les exigieron los documentos a todos los pasajeros. Mientras buscaba su billetera, Karim fue arrestado.

Durante varias horas fue víctima de continuos abusos físicos y verbales. Ningún soldado se molestó en ver su identificación.

“No fue sino hasta que mi madre les gritó que llamaron a un familiar conocido en el ejército y los soldados dejaron de maltratarme y revisaron los papeles”, dijo a IPS.


Pero expertos señalan que el racismo no está confinado a Libia, sino que está presente en todo el mundo árabe, y tiene raíces históricas en el comercio de esclavos durante la colonización europea de la región.

En su estudio titulado “Percepciones de raza en el mundo árabe”, Mark Perry señala: “El pasado y actual tráfico de esclavos en el mundo árabe ha dejado una amarga marca en la sociedad africana actual”.

“La África negra fue la primera fuente de esclavos y el último gran reservorio en agotarse”, añade.

Mientras el mundo celebra el Día Internacional por la Eliminación de la Discriminación Racial, este año dedicado a los descendientes africanos, los levantamientos en el mundo árabe deberían incluir una transformación social para poner fin al racismo y la xenofobia, según expertos.

Vincular a la población negra con el régimen de Gadafi en Libia podría derivar en un genocidio si el líder es derrocado, alertaron.


Por Simba Russeau (IPS), BEIRUT, 21 marzo 2011

One thought on “Conflicto en Libia reaviva racismo

  1. Prensa El Negrero
    Medio Alternativo para el desarrollo de las poblaciones negras
    EL SILENCIO DE LOS AFROS ANTE EL GENOCIDIO DE LIBIA, los comprometen ante la posición asumida por el Gobierno Bolivariano:
    Por Brunilde I. Palacios Rivas Y Antonio José Guevara.
    Hoy los que se consideran en Venezuela descendientes de africanos se callan la boca y no actúan en contra de la posición asumida por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Unión Africana, el Consejo de Transición Libio y la liga Árabe ante la agresión que se está llevando a cabo en tierras africanas en contra del gobierno libio (Eso mismo pasó con el Sistema de la Trata Negrera, donde se cazaron y vendieron vidas humanas para fortalecer el modo de producción feudal y los convirtieron en piezas, catalogadas para el trabajo por su resistencia física y los diferentes jefes tribuales africanos se callaron la boca porque estaban demasiados imbuidos en el negocio…, aparte de que les dejaba jugosas ganancias para alimentar su estrafalaria vestimenta). Hoy pasó lo mismo, con la Unión Africana (la cual se quedó en el discurso y acepta la intervención de los países que mantienen el mayor consumo y distribución de drogas en el mundo que ha han convertido a sus ciudadanos en objetos militar de la su gran maquinaria agresiva) y la Liga Árabe, quienes apoyaron al Consejo Nacional de Transición (CNT) y entregaron a libia a los imperios, no importándoles que las tropas francesas tomaron el territorio libio desde hace una semana, convirtiéndose en el aparato asesor y logístico de los rebeldes. Pero lo más impresionante es la reserva y afonía de quienes en Venezuela se creen descendientes de africanos, que con su silencio y mutismo apoyan tal posición y lo único que hacen es exigirle al gobierno bolivariano que le de cumplimiento a las siete aspiraciones que se aprobaron en el pasado IV Encuentro Internacional Afro-descendientes y Transformaciones Revolucionarias, en el que se busca solamente participar en la próxima conferencia de la ONU donde el tema sobre la implementación de la tercera conferencia contra el racismo conocida como el PLAN DE ACCIÓN DE DURBAN, a sabiendo DE LA OPERACIÓN CRIMINAL, LLAMADA HUMANITARIA ODISEA AL AMANECER, desarrollada por las fuerzas de la OTAN, con el aval del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas -ONU- (Véase el artículo publicado por Jesús Chucho García de Fecha de publicación: 23/08/11 por Aporrea. Org., denominado: 23 de agosto día internacional contra la esclavitud. Un día como hoy. De la rebelión esclavista a la antidiscrimación racial)
    Esto quiere decir que la intervención militar que se está produciendo en Libia, ejecutada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) (los cuales han tomado el mando de las operaciones, lejos de aliviar la gravedad de la agresión, incrementaron sus efectos colaterales más perversos, como ya se demostró en la guerra de Kosovo Afganistán), el Consejo Nacional de Transición (CNT), la liga Árabe y la Unión África, pareciera no interesarles, a pesar de constituirse en una violación evidente de todo tipo de derecho que tenga que ver con lo humano y un acto de presencia imperialista que merece el rechazo absoluto por parte de los pueblos del mundo, en el que no hemos visto un pronunciamiento de quienes en el país se auto reconocen como descendientes de africanos. Más bien hemos notados que han mantenido una posición neutral, sumisa, de poco interés, obediente y un silencio impresionante ante el saqueo de sus riquezas naturales, en el que se está diezmando su población y el nivel de vida alcanzado, es decir, se está exterminando a un estado socialista, como a su patrimonio cultural tangible e intangible, por el control directo de su procesos políticos para quedar bajo los designios e intereses occidentales, norteamericanos, Consejo Nacional de Transición libio (CNT) y de la Liga Árabe.
    Esto representa que sin ningún cinismo, se recurre desde los grandes medios de comunicación para atacar la población mediáticamente, para luego hacer un estudio de su idiosincrasia, fraccionarla en base a sus apetencias religiosas, al cual se nutre de acuerdo a un discurso de intervención humanitaria, convirtiéndose en la matriz principal que va alimentar esa gran maquinaria que viene desde hace mucho tiempo trabajado el sueños colectivo y dentro de éste, la ambición, convirtiéndose en una fuente de información y en una herramienta peligrosa que no puede ser marginada por ningún gobernante, puesto que ello conlleva a convertirse en una industria que va dirigir sus mensajes de animadversión, antipatía, etc., en contra de la existencia de gobernantes que no se han plegado dócilmente a sus intereses que se caracteriza por la preparación de un gigantesco robo a mano armada donde se prepara el país, se desarma (y en el que actúa con mucha firmeza la famosa Corte Internacional y las transnacionales de la comunicación), después se ataca para después ser barrido, con el propósito de que su reconstrucción les permitan apoderarse de sus grandes riquezas, como una forma de pago por la ayuda prestada, la cual se cobra con recursos naturales, reservas, etc., demostrándose que ninguna guerra se justifican para sostener que es justa, donde se está provocando más daño que el que se pretendía evitar.
    Por ello, considerábamos que ese intento de banalizar para no darle la importancia que amerita y esconder sus incidencias en nuestro país persigue un propósito que lo podemos notar en el genocidio cometido en Libia, en el que no importó fraccionar su población y los avances alcanzados para caer en la mentira que acompañada de una gran industria mediática conllevó a su destrucción (del que va ser difícil que salga), que en comparación a Venezuela, sentimos que se ha intentado hacer lo mismo y en el que se ha buscado que el esfuerzo realizado por nuestra ascendencia sea banalizado con una gran intención, al restarle importancia al esfuerzo hecho por esos seres que fueron considerados como animales, que tuvieron la capacidad de convertirse en sujetos creadores de cultura y que se ha venido caracterizándose por aportar a la humanidad una nueva actitud epistémica, abierta a los procesos de creación que tienen que ver con la estética en lo político, la ética y la moral, que ha conllevado a que las diferentes cultura y pueblos revisen sus postulados y criterios teóricos que sirvieron de fuentes para mantener el colonialismo y dependencia en el mundo, partiendo del aporte, la discusión, el diálogo, la crítica y la disidencia constructiva en el marco del respeto mutuo, lo cual permitió nutrirnos y articular con diferentes individualidades, grupos, etc., llevándonos a comprender su importancia, en vista que se ha venido construyendo un aprendizaje a partir de una comprensión y caracterización de la misma a partir de lo que somos.
    En este sentido, se hace necesario que quienes en el país les exigen al Estado Bolivariano que se les reconozcan su autodeterminación de reconocerse como hijos de africanos (porque hablan de descendencia, además de que pareciera que las lenguas africanas es de uso común en las poblaciones donde supuestamente se caracterizan por la presencia de una cultura africana en Venezuela) reflexionen ante tal posición, porque el silencio que han mantenido ante el genocidio de libia, es impresionante, lo que demuestra que no quieren perder sus distintos compromisos con la Unión Africana, los cuales se hacen evidente y en el que se ha visto como mucho desagrado el mutismo mantenido, (a pesar de la posición política del gobierno bolivariano a favor del Coronel Muammar Gaddafi) que da entender que están de acuerdo con la posición asumida por La Liga Árabe y la posición light de la Unión Africana, a pesar de contar con la mayoría de representaciones diplomáticas en casi todos los países que integran el cuerno africano y por ello inventaron ese discurso banal y contradictorio sobre la afro descendencia, en vista que siempre adolecieron de consenso para su reconocimiento por los venezolanos que se caracterizan por poseer una melanina negra (ello lo demostró el muestreo realizado por Comité de Estadística de Población Afro descendiente del Instituto nacional de Estadística INE de Venezuela). Discurso que cada día no aguanta una acometida, porque la realidad está demostrando todo lo contrario, en el que pareciera no impórtales los sujeto venezolanos de la acción creadores de la cultura negra y por ello no les interesó abandonar el barco para cobijarse en las diferentes representaciones diplomática y los más cercanos, en instituciones públicas, como el Ministerio de Educación, Cultura, etc., en el que la ambición los conllevó a que se fragmentaran en más de tres pedazos (ROA, RAV, etc.), ya que el apetito depredador se manifestó con un carácter ventajista e hizo mella en casi todos sus acólitos y en el que pareciera más, un asumir un discurso colonialista que oculta el mismo racismo, porque se está reimplantando un nuevo discurso neocolonial disfrazado de reconocimiento cultural, en el que no quedan palabras para comprender tal conducta oportunista y positivista, que se distancia y no enaltece el orgullo de ser venezolanos que más bien se aleja de esa actitud de agradecimiento por el gesto que ha venido a reivindicar lo humano socialista y en su propuesta dirigida hacia la unificación de los pueblos SUR,
    Po ello, la solidaridad se convierte en el camino que tiene el ser humano para transformar su instinto gregarios, en el que se genera un vinculo activo y protagónico, como garantía de complementariedad y reciprocidad con los demás seres humanos y que creemos que el gobierno bolivariano se ha venido caracterizando como una referencia internacional por su humildad, sensibilidad, compresión y forma de actuar de manera fraterna con pueblos que han venido sufriendo los desmanes de la naturaleza y principalmente con aquellos que no han logrado su independencia de las imposiciones de las trasnacionales que se han venido cobijando a través del poderío que representa la industria militar y todas sus secuelas que caracterizan a los EU.UU y los países que integran La Unión europea, cuya actitud ha llevado a muchos países a su destrucción en nombre de la libertad y resguardo de sus ciudadanos (Como Iraq, Afganistán, Nicaragua, Haití, y el caso más impresionante es el de Libia, donde se inventaron todos los subterfugios jurídicos a través de la Mentira Consensuada, llamada Corte Internacional ). En este sentido los criterio que forman parte de la solidaridad se caracterizan por estar unidos al sentimiento de pertenencia en ayudar al otro, la cual se funda en la seguridad de la reciprocidad, de la confianza y de la buena fe, en el que la ciudadanía juega un papel importante que implica una serie de decisiones que confluyen en mantener una actitud que comienza en el respeto, la comprensión y donde los ciudadanos juegan un papel importante (Véase el comportamiento de Venezuela con la tragedia de Haití, con la debacle económica de Argentina, la colaboración energética con los norteamericanos más pobres, azotados en época de inviernos, con el Tsunami Japonés, los desplazados Colombianos, etc., en donde nunca hemos visto la presencia de quienes hoy se auto determinan como descendientes de africano) en el que se siente parte de sus problemáticas, confiriéndoles la característica de algo propio, en el que se involucra en su funcionar y ve su interacción, como algo que no le es ajeno, donde todos están convocados a trabajar, teniendo en cuenta el bien del país que se piensa ayudar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s