Kosovo, cuerpos sin nombre y caídos en el olvido

A casi doce años de terminada la guerra en Kosovo, en el depósito de cadáveres de la capital Prístina yacen más de 300 cuerpos sin identificar. Valéry Brasel, experta en derechos humanos de Ginebra colabora con los médicos forenses en esa labor.


Su tarea en Prístina no es fácil. Se ocupa de contactar a las familias que buscan a sus seres queridos, convencerles de que se sometan a un análisis de sangre con el fin de establecer las filiaciones y luego dar sepultura a los cuerpos.

“La identificación de las personas desaparecidas forma parte del proceso de superación del pasado”, explica Caroline Tissot, responsable dela sección Política de Paz del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores.

“Permite reducir las tensiones entre grupos étnicos y estimula la transición hacia un estado pacífico, contribuyendo así a garantizar una mayor seguridad en el sudeste europeo”.

Veinte familias se sometieron al análisis de sangre en 2010. Y en tres casos, las pruebas revelaron una correspondencia con los órganos no identificados en el depósito de Prístina. Un descubrimiento dramático para estas familias que en el pasado habían dado sepultura a unos perfectos desconocidos, convencidas de que eran miembros de su familia.

Más de 500 personas mayores de 65 años desaparecieron durante y después de la guerra en los Balcanes, muchas de ellas de origen serbio. Y hasta la fecha se han exhumado más de 850 cuerpos de albaneses en Serbia.


Falsas identificaciones
Al parecer, el caos se remonta a 1999 cuando las víctimas fueron sepultadas sin identificación científica previa. El mismo año, el Tribunal Penal envió a peritos de la policía científica para reunir información sobre la masacre perpetrada durante el conflicto.

“Encontraros muchos lugares de sepultura y se volvieron a exhumar miles de cadáveres con el objetivo de recoger pruebas para la investigación por genocidio”, explica Valérie Brasey. “Pero la identificación de los restos no fue siempre una prioridad y algunos peritos volvieron a  enterrar a las víctimas sin dejar constancia de ello”. Las estadísticas reflejan que el 10% de los cuerpos sepultados en 1999 pudo haber sido registrado de forma errónea”.

En el transcurso de la investigaciones, la fuerzas de la OTAN y los agentes de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) recopilaron información sobre las fosas comunes, pero no siempre la compartieron con los otros actores involucrados.

Ahora el CICR analiza varios documentos en busca de pistas que conduzcan a las tumbas desconocidas. La organización humanitaria, con sede en Ginebra, ha trabajado en el terreno durante todo el periodo del conflicto y está considerada como un referente en lo que concierne a la lista de desaparecidos.

Recopilar información
Gracias al intercambio de información entre los Gobiernos serbio y kosovar y entre las asociaciones de familias afectadas, la lista de desaparecidos  se ha reducido de 6.000 a 1.822. A menudo, sin embargo, se necesitan años para poder identificar con certeza a las víctimas. En los últimos tres años, las autoridades han logrado reconocer solamente 40 cuerpos.

Un resultado más bien frustrante, reconoce Lina Milner, a cargo del grupo de trabajo sobre el tema. “Estamos intentando que todas las partes involucradas encuentren nuevas vías para compilar información, por ejemplo con la ayuda de testimonios de la guerra o a través de los archivos nacionales. Aún si, no cabe duda de que los presuntos responsables de las masacres serían obviamente las mejores fuentes de información…”.

Haki Kasumi es la responsable de la asociación de las familias de albanokosovares que desaparecieron durante el conflicto. Su cuñado Urkshin Hoti, activista político, fue detenido por los serbios en 1994. Hubiera habría sido liberado en abril de 1999, pero desde entonces nunca más se volvió a tener rastro de él.

La familia ha pagado miles de euros para conseguir alguna pista, pero sus presuntos informantes se dieron a la fuga con el dinero. “Cuando alguien de tu familia desaparece, estás dispuesto a todo con tal de volver a verlo. Nosotros no somos los únicos que han perdido tanto dinero con la esperanza de encontrarlo”, relata Kasumi.


 

Otras tumbas
El Departamento de Medicina Forense ha localizado 20 lugares donde posiblemente se llevó a cabo un segunda exhumación. La mayor parte están compuestos de tumbas individuales en cementerios, pero en la lista figuran también otros lugares enormes y varias fosas comunes.
El Departamento de Medicina Forense ha localizado 20 lugares donde posiblemente se llevó a cabo un segunda exhumación. La mayor parte son cementerios de tumbas individuales, pero en la lista figuran también otros lugares enormes y varias fosas comunes.

Un mapa detallado cuelga de la pared en la oficina de Brasey, en el Departamento de Medicina Forense. Los lugares de sepultura están señalados en rojo y verde. Brasey recuerda la localidad de Zhilivode Vushtrri, antiguo bastión del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK), donde se dice que los cuerpos de 23 serbios asesinados yacen en el pozo de una mina.

Las labores de recuperación costarán decenas de miles de euros: los cadáveres se encuentran a 25 metros de profundidad y no será fácil sacarlos a la superficie. El Gobierno de Kosovo ha aceptado compartir los gastos y brindar asistencia logística durante las excavaciones.

Otro alfiler marca un punto en alta montaña, fronterizo con Montenegro, donde podría haber una fosa común. Los cuerpos de siete u ocho soldados fueron sepultados en esta zona altamente minada y para volver a exhumarlos se necesita garantizar previamente la accesibilidad a la zona.

Se estima que los restos de al menos 400 personas fueron quemados durante la guerra. Se encontraron cenizas en la localidad de Goden, cercana a Gjakova, donde varios testimonios aseguran que dio muerte a veinte personas, cuyos restos fueron incinerados.

“Me gustaría poder restituir estas cenizas a la comunidad”, afirma Brasey. “Hemos pedido al Gobierno de Kosovo que prepare un documento legal para entregarlo a las familias de las víctimas que les permita dejar atrás este drama y resolver eventuales problemas sucesorios”.

Julie Hunt, swissinfo.ch
Kosovo
(Traducción y adaptación del inglés: Belén Couceiro)

GALERÍAS
«»

DESAPARECIDOS
1974: el estatuto de autonomía de Kosovo, reconocido desde la Segunda Guerra Mundial, es inscrito en la Constitución de la Federación Yugoslava.

1989: el presidente serbio Slobodan Milosevic anula el estatuto de autonomía y envía al ejército a Kosovo para reprimir las protestas.

1998: decenas de miles de kosovares abandonan sus casas tras la ofensiva de Belgrado contra el Ejército de Liberación de Kosovo (UCK).
1999: la OTAN lanza una serie de incursiones aéreas contra Serbia para poner fin al conflicto entre las fuerzas serbias y los independentistas albanokosovares. Tras dos meses de bombardeos, la OTAN destaca a 50.000 soldados en Kosovo. La provincia se convierte en un protectorado de la ONU.

2007: el líder separatista Hashim Thaci gana las elecciones parlamentarias y anuncia que proclamará la independencia de Kosovo.

2008: ya convertido en primer ministro, Hashim Thaci, declara Kosovo un Estado “independiente, soberano y democrático”. Pocos días después, Suiza reconoce la independencia de Kosovo y establece relaciones diplomáticas y consulares con este nuevo país balcánico.

2010: el Partido Democrático de Kosovo de Hashim Thaci gana las primeras elecciones legislativas después de la independencia de Kosovo.

NUEVO ESTADO EN LOS BALCANES
1974: el estatuto de autonomía de Kosovo, reconocido desde la Segunda Guerra Mundial, anclado en la Constitución de la Federación Yugoslava.

1989: el presidente serbio Slobodan Milosevic anula el estatuto de autonomía y envía al ejército Kosovo para reprimir las protestas.

1998: decenas de miles de kosovares abandonan sus casas tras la ofensiva de Belgrado contra el Ejército de Liberación de Kosovo (UCK).
1999: la OTAN lanza una serie de incursiones aéreas contra Serbia para poner fin al conflicto entre las fuerzas serbias y los independentistas albanokosovares. Tras dos meses de bombardeos, la OTAN destaca a 50.000 soldados en Kosovo. La provincia se convierte en un protectorado de la ONU.

2007: el líder separatista Hashim Thaci gana las elecciones parlamentarias y anuncia que proclamará la independencia de Kosovo.

2008: ya convertido en primer ministro, Hashim Thaci, declara Kosovo un Estado “independiente, soberano y democrático”. Pocos días después, Suiza reconoce la independencia de Kosovo y entabla relaciones diplomáticas y consulares con este nuevo país balcánico.

2010: el Partido Democrático de Kosovo, de Hashim Thaci, gana las primeras elecciones legislativas después de la independencia de Kosovo.

ENLACES
Actividades del CICR en Kosovo
Kosovo, sitio de COSUDE (agencia suiza de cooperación)
Swisscoy, misión suiza en Kosovo
Embajada de Suiza en Kosovo
Relaciones bilaterales Suiza-Kosovo, Ministerio suizo de Asuntos Exteriores


* Por Julie Hunt, swissinfo.ch (18 de febrero del 2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s