la razón se tiene cuando se muestran resultados

El presidente de la República, Alan García, expresó su solidaridad con la canciller de Alemania, Angela Merkel, por las frases insultantes que el mandatario venezolano, Hugo Chávez, lanzó contra ella en días pasados.

En ese sentido, enfatizó que situaciones de este tipo no deben repetirse durante la V Cumbre de América Latina, El Caribe y La Unión Europea (ALC-UE), que tendrá lugar este viernes en el Museo de la Nación de Lima.

“Espero que en el curso de nuestra reunión el nivel, el respeto que se deben a sí mismos los jefes de Estado impida que se produzca algún tipo de adjetivos o insultos”, precisó García tras sostener una reunión con Merkel en Palacio de Gobierno.

De acuerdo a la agencia Andina, agregó que ningún gobernante tiene derecho a insultar a otro, porque eso habla mal de quien lanza el improperio; pero además- dijo- rebaja la calidad del debate.

“Hemos querido que esta reunión sea una de resultados, de intercambio de ideas y no de insultos, no de adjetivos; adjetiva quien no tiene ideas. He lamentado que se haya proferido contra Merkel algunas palabras que, por lo que conozco de Alemania, de su política y de su historia, no tienen ningún sentido”, sostuvo.

El mandatario sostuvo que quienes critican la política de crecimiento e inversión deben dejar de gritar y mostrar primero los resultados de sus políticas.

“No por mucho gritar se tiene la razón, no por mucho insultar se tiene la razón, la razón se tiene cuando se muestran resultados, y en ese sentido, creo que por el momento va ganando Alemania”, culminó.

 

* RPP  (15 de mayo del 2008)

García pide en cumbre no fijarse en cosas pequeñas

Con una invocación a no fijarse en cosas pequeñas y superar el pesimismo sobre las posibilidades de la lucha contra la pobreza y el calentamiento global, el presidente Alan García inauguró el viernes la V Cumbre América Latina-Caribe y Unión Europea.

“Sabemos que no hay ley natural inevitable ni fuerza diabólica que nos pueda expulsar de la tierra y condenar al fracaso”, dijo el presidente anfitrión. “Siempre la ciencia y tecnología, y la capacidad humana podrán más que los obstáculos que atentan contra la especie humana”.

A la cumbre asisten unos 40 jefes de gobierno y 20 más que actúan como sus representantes. Por América Latina están prácticamente todos los de grandes países, pero por Europa hay grandes ausencias, aun concurrieron los de España y Alemania.

Los presidentes sesionarán solamente un día, al final del cual emitirán la Declaración de Lima que ya fue cerrada en la víspera por los cancilleres. Pero los presidentes, que trabajarán en cuatro mesas, podrán formular planteamientos de último minuto.

Las mesas, según anunció García, son: Pobreza, Desigualdad e Inclusión; Desarrollo Sostenible; Cambio Climático y Energía. Los debates no serán públicos para evitar la difusión de eventuales momentos polémicos por las animosidades personales entre algunos de los participantes.

“Analistas y periodistas más allá de los adjetivos eventuales y los titulares de escándalo, lo que quieren es que esta cita alcance la madurez y fije las metas reales”, dijo García. “Y creo que hay metas reales si añadimos a nuestro proyecto cosas concretas que vayan más allá de lo ritual y la buena intención”.

García y otros gobernantes dedicaron parte de sus declaraciones en la víspera precisamente a exhortar a los presentes a no perder tiempo en discusiones personales cargadas de adjetivos hirientes.

Los presidentes de Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia recibieron, al parecer, el mensaje y se han limitado a comentar solamente detalles generales de sus relaciones bilaterales y los temas de la cumbre: lucha contra la pobreza y cambio climático.

“Por eso es imperativo que en nuestras reuniones prime lo que nos une, nos vincule aquello en lo que estamos de acuerdo y dejemos de lado por el momento aquello que nos pone en desacuerdo frente a la responsabilidad histórica de hacer de verdad una unidad continental”.

García habló de la democracia, libertades, elecciones y prensa libre y dijo que los pueblos que eligieron a los gobernantes presentes esperaba “planteamientos y metas más que declaraciones”.

Pidió mostrar “la madurez de adoptar programas concretos en cuanto a alimentación, reforestación y reafirmaron de grandes principios de igualdad e inclusión”.

“Eso es lo que pensamos en nombre de la razón”, afirmó.

* LIMA-Perú (AP) -16 de Mayo del 2008