Perú lucha contra la minería ilegal que destruye la selva amazónica

El amazonas peruano está afectado por la minería ilegal que la contamina con mercurio para extraer oro, metal que cotiza en niveles récord en el mercado mundial.


Puerto Maldonado. Mientras uno de los ríos del Amazonas aparece como una serpiente gigantesca desde un helicóptero, un bosque salpicado de agujeros de barro y arena contrasta con la inmensa alfombra verde de la selva del sur de Perú.

Zona de mayor biodiversidad del Perú está herida por la minería ilegal, que la contamina con mercurio para extraer oro, metal que cotiza en niveles récord en el mercado mundial.


La minería informal en la región Madre de Dios, fronteriza con Brasil y Bolivia, ya ha devastado 18.000 hectáreas de bosques y puede hacer desaparecer miles más en la selva amazónica, uno de los pulmones más grandes del planeta.


Perú, cuya economía crece en forma robusta, es el sexto mayor productor mundial de oro y la minería informal representa hasta el 15% de la producción del metal precioso.


En una operación sin precedentes para encarar el problema, infantes de la Marina comenzaron a destruir grandes dragas que remueven el lecho del río Inambari y matan peces en la zona, que alberga dos de las mayores reservas naturales de Perú.

La draga extrae con una pala gigantesta tierra mineralizada del río y la procesa con mercurio para obtener oro. Tras la operación, la tierra con mercurio vuelve al agua.

Una tarea similar realizan las llamadas “chupaderas”, que succionan lodo del lecho del río para procesarlo en la orilla o cerca de la cuenca, donde tiran abajo cientos de árboles para levantar montículos de arena contaminada.

Esta actividad puede echar hasta 42 toneladas de mercurio al año a ríos y cuencas de la Amazonía, según expertos.

“Esto es criminal”, dijo el ministro del Ambiente, Antonio Brack, quien estuvo junto a los ministros de Defensa y del Interior en la operación en la que intervinieron unos mil efectivos de las tres Fuerzas Armadas del país.

Los infantes de la Marina destruyeron el 19 y 20 de febrero con “explosivos plásticos” unas 12 dragas que operaban de forma ilegal por el río Inambari, sobre una extensión de hasta unos 250 kilómetros en la región peruana de Madre de Dios.
Según el gobierno, las dragas no pertenecen a pequeños mineros sino a empresarios que actuan fuera de la ley. Cada draga puede costar hasta US$500 mil.

Bomba de tiempo. El ministro de Defensa, Jaime Thorne, dijo que puede durar más de un mes la operación para destruir 14 grandes dragas detectadas y decomisar 250 pequeñas embarcaciones que deambulan por el río Inambari en busca de oro, de manera informal.


La intervención militar, que se preparó de manera reservada desde hace meses, no tuvo rechazo inmediato de la población de Madre de Dios, cuya economía se ha dinamizado por la minería con la aparición de negocios colaterales.
Pero se temen protestas en la zona, donde más de 10 mil personas se dedican a la minería desde hace años.
“El gobierno está desconociendo un plan de formalización de los mineros. Rechazamos este acto y plantearemos una marcha nacional en una asamblea el 5 de marzo”, dijo el presidente de federación nacional de mineros artesanales, Celso Cajachagua.


El año pasado, seis personas murieron durante un paro de mineros informales contra leyes que excluyeron zonas de Madre de Dios aptas para la minería y prohibieron el uso de dragas.
Para el analista minero y de conflictos en el sector, Miguel Santillana, la operación es “delicada” y podría ser una bomba de tiempo si la operación militar es prolongada y recae sobre los pequeños mineros en la zona, que tiene como principal actividad la extracción de oro en Madre de Dios.


“Nadie está de acuerdo con la contaminación, pero el gobierno debería hablar con los mineros para formalizarlos, mejorar sus prácticas laborales y cambiar el mercurio por otras sustancias que no contaminen”, afirmó el experto.
La explotación de la riqueza natural peruana suele despertar choques entre el gobierno y las comunidades.


En junio del 2009, los planes del Ejecutivo de abrir tierras a perforaciones petroleras, mineras y a la explotación forestal desencadenaron protestas por parte de indígenas amazónicos, en las que murieron más de 30 personas, entre policías y nativos.
Tras un sobrevuelo por el río, se podía observar una de las dragas en llamas y otra que era decomisada por los militares.


Asimismo, se podía ver como los mineros han instalado cerca de los ríos “casuchas” con troncos y techos de plástico azul y también maquinaria pesada para remover la tierra.

Fiebre del oro. Muchos de los mineros han llegado a Madre de Dios atraídos por una fiebre del oro, cuyo precio ronda los US$1.400 la onza por dudas sobre la recuperación de la economía y la incertidumbre generada por la crisis en el mundo árabe.



Algunos han llegado de regiones andinas como Puno y Cusco y otros del extranjero.
“Remueven todo el río, desaparecen todo el pescado, cambian el cauce de los ríos, toda la orilla destruida, las mejores tierras agrícolas de Madre de Dios las están destruyendo”, afirmó el ministro Brack.


La extracción del metal es un gran negocio. Una draga puede obtener oro por un valor de hasta US$35 mil diarios.
Los ingresos de los mineros informales en Madre de Dios pueden ascender a US$900 millones anuales, dijo Brack.



Madre de Dios se ha convertido en la tercera mayor región productora de oro en Perú, solo superada por las operaciones en el país de los gigantes Newmont Mining y Barrick Gold.


El ministro Brack dijo que la minería informal afecta también a la salud pública. Según estudios se ha detectado que los pescados del río Inambari, que consumen los habitantes de la zona, tienen hasta tres veces más del mercurio permitido. La ingesta de alimentos con alto contenido de mercurio puede provocar daños irreversibles al cerebro.


* Texto de Reuters (marzo 2011)

Las fábricas de oro funcionan a toda máquina

Debido a la inseguridad que reina en los mercados financieros, mucha gente opta por invertir en oro, lo cual tiene repercusiones para las refinerías en Suiza. Trabajan a todo rendimiento.

sriimg20081128_10027289_2
Para satisfacer la demanda, los operarios de la empresa Argor-Heraeus de Mendrisio, en el Tesino, realizan horas extraordinarias.

“La palabra es plata y el silencio oro” se puede leer en un rótulo en el ala del reparto de administración. Erhard Oberle, el consejero delegado de Argor-Heraeus en Mendrisio, optó por la palabra. Se toma mucho tiempo para conversar.

Desde hace veinte años es jefe de la refinería de metales preciosos, donde se afinan oro, plata y platino. “Lo que ocurre ahora nunca lo he vivido en toda mi carrera”, exclama Oberle. La demanda es tan grande que casi no se consigue satisfacerla.

Ante la crisis financiera la gente invierte en valores seguros. La demanda de lingotes de oro o plata se ha desatado como nunca antes. Invertir en oro tiene sentido, especialmente si todos los demás valores no prometen beneficios. “El desarrollo actual de los precios de los metales preciosos no juega un papel decisivo”, opina el director de la empresa.

El negocio con los lingotes va viento en popa
Argor produce productos semiacabados para la industria joyera y relojera, así como monedas y medallas. Actualmente, sin embargo, el negocio con los lingotes supera todos los demás sectores. Los pedidos vienen de bancos de negocios, bancos cantonales y otros grandes bancos suizos y extranjeros.

Sus clientes depositan los lingotes en las cajas de seguridad de un banco o incluso en sus casas. De este modo, el propietario puede al menos conservar el valor del material si todo saliera mal.

Para abastecer la gran demanda, Agror-Heraeus introdujo hace un par de semanas el horario de 24 horas a tres turnos; incluso los sábados se realizan horas extraordinarias.

Para ello se contrataron, además, operarios temporeros. El número de empleados ascendió a unos 200, entre los cuales también hay muchos trabajadores fronterizos. Hace un par de años, trabajaban aún la mitad. Con el procesamiento de más de 400 toneladas de oro en el presente ejercicio, la empresa forma parte de las refinerías punteras en el mundo.

Teléfonos móviles de oro
A pesar de la gran demanda, no hay dificultades en el mercado. “En los mercados mundiales el abastecimiento de oro está asegurado”, señala Oberli.

El suministro de las minas es constante. Además, crece la proporción de oro fundido proveniente de viejas joyas y de grandes lingotes ‘Good Delivery’ (12,44 kilos o 400 onzas). Sólo la producción llega a sus límites.

Del lado de la demanda, lo que más se solicita es el lingote de un kilo. Pero también las barras de 100 o 50 gramos son requeridas. En la fábrica se produce oro fino certificado (con un grado de pureza de 999‰) mediante la recuperación de metales preciosos suministrados.

Sin embargo, también se tratan de realizar pedidos especiales. En nuestra visita descubrimos cajas de teléfonos móviles de oro con diamantes. Están destinadas a un comerciante en Ginebra que las vende a su rica clientela de Oriente Medio. El modelo más barato cuesta 250.000 francos.

Aclarar procedencia
Un control escrupuloso del material entregado y de la procedencia de los metales preciosos es muy importante. La empresa Argor sabe por qué. En el año 2006, la sociedad fue sospechosa de haber violado el embargo de la ONU contra la República del Congo. Luego se comprobó que las recriminaciones eran falsas.

Los trabajadores de la fábrica están acostumbrados a manejar los metales preciosos. “Al principio te ilusiona poder transportar material tan precioso, ahora, sin embargo, ya es para mí un producto como cualquier otro”, comenta un operario.

No obstante, la empresa tiene que tomar precauciones en materia de seguridad. Con sus muros altos, la fábrica se parece desde fuera a una prisión. Las videocámaras son omnipresentes.

En el interior también se respetan medidas de seguridad muy estrictas. En la salida de una sala grande, un generador aleatorio selecciona algunas personas que luego son sometidas a un registro riguroso.

swissinfo, Gerhard Lob, Mendrisio
(Traducción del alemán: Antonio Suárez Varela, Dic. 2008)

*********************************************************

REFINERÍAS DE ORO EN SUIZA

Agror-Heraeus no es la única refinería de oro que actualmente funciona a toda máquina.

Hay dos más en el Tesino: Valcambi SA en Balerna (región de Chiasso) y Pamp SA en Castel San Pietro (también cerca de Chiasso). Además, existe Metalor, otra empresa especializada con sede en Neuchâtel.

El hecho de que tres de cuatro refinerías suizas se encuentren en el Tesino no es casual. Por un lado, Italia fue durante mucho tiempo el país que más oro y plata importaba por su importante industria joyera, y por otro lado, era el proveedor más importante de mano de obra ya que el trabajo es duro y monótono.

Además, Suiza es un garante de la calidad en este negocio gracias a sus controles muy rígidos de los metales preciosos.

——————————————————————————–

ARGOR-HERAEUS SA

Fundada en Chiasso en 1951, el nombre de la empresa se compone de las dos palabras francesas argent (plata) y or (oro).

En 1973, la empresa pertenecía al 100 por ciento a la Sociedad Suiza de Bancos (SSB, ahora UBS).

En 1988, abrió una nueva fábrica en Mendrisio, donde la empresa tiene ahora su sede. En 1999, la sociedad alemana Heraeus (con sede en Hanau) compró todas las acciones.

Entretanto, se dividen el capital de acciones a partes iguales Heraeus, Commerzbank (Luxemburgo), la Moneda Austríaca y la directiva de la empresa. Los ex propietarios de la sociedad bancaria son ahora sólo clientes.

Argor-Heraeus Deutschland fue fundado en 2004. Su sede se encuentra en Pforzheim, en el epicentro de la industria joyera alemana. La empresa tiene representaciones en América Latina e Italia.

——————————————————————————–

ENLACES

Administración Federal de aduanas: control de metales preciosos (http://www.ezv.admin.ch/ezv/00433/index.html?lang=fr)
Argor-Heraeus SA, Mendrisio (http://www.argor.com/)
Valcambi SA, Balerna (http://www.valcambi.com/)
Pamp SA, Castel San Pietro (http://www.pamp.com/)
Metalor Technologies SA, Neuchâtel (http://www.metalor.com/)

——————————————————————————–