Conmoción en Israel ante la deriva racista de su juventud

El linchamiento de un joven palestino por una veintena de adolescentes judíos en Jerusalén Oeste hace unos días ha alarmado a sociólogos e intelectuales en Israel. El revulsivo y controvertido oxímoron de “judeo-nazis”, acuñado hace décadas por el polémico filósofo Yeshayahu Leibowitz (1903-1994), ha sido recuperado estos días en algunos editoriales de la prensa liberal israelí. Los medios conservadores, en cambio, abordaron el incidente como un suceso aislado perturbador, pero sin mayores consecuencias.

Leibowitz comenzó a denunciar una tendencia a la “nazificación” como consecuencia de la ocupación de Cisjordania y la Gaza tras la guerra de los Seis Días. Posteriormente escribió sobre la mentalidad “judeo-nazi” desarrollada por algunos soldados tras la invasión del Líbano en 1982. Entonces sus palabras levantaron ampollas en un entramado social en el que abundaban los supervivientes del Holocausto, a quienes horrorizó el término empleado por el polémico profesor.

Sus citas reaparecen cuando se suceden los incidentes de carácter racista no sólo en Cisjordania, con los habituales ataques de los colonos hacia civiles y propiedades palestinas, sino también en el seno de Israel. La celebración de ciertas efemérides simbólicas, como el Día de Jerusalén —en que Israel permite la entrada a la Ciudad Vieja de miles de jóvenes, la mayoría llegados de asentamientos, que enarbolan banderas israelíes y gritan consignas como “muerte a los árabes”— contribuye a fomentar la xenofobia y la violencia hacia los palestinos.

Acciones impunes

Al linchamiento siguieron nuevos ataques, esta vez en Cisjordania. El más grave sucedió junto al asentamiento de Gush Etzion, con el lanzamiento de un cóctel molotov contra un taxi en el que viajaban seis ocupantes, que tuvieron que ser hospitalizados con quemaduras de diversa consideración. Aunque el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, que llevaría a los culpables ante la justicia, la mayoría de estas acciones queda impune.

Para algunos expertos los dos incidentes, eclipsados por la rutina en la que se ha convertido la destrucción semanal de olivos en tierras palestinas; la quema de pastos, o las pintadas xenófobas contra los árabes, constituyen la punta del iceberg de una violencia soterrada, alimentada por los mensajes incendiarios de algunos rabinos o incluso por las leyes discriminatorias hacia los palestinos, a menudo auspiciadas por los colonos.

Según un estudio de la ONG Jerusalem Fund, con sede en Washington, el promedio de ataques de colonos en 2011 fue de 2,6 al día, lo que supone un incremento del 39% respecto del año anterior. Algunos intelectuales consideran que estos brotes xenófobos simbolizan el fracaso de un sistema educativo dual que exacerba las diferencias entre judíos y árabes y son fruto de los mensajes de las instituciones sobre la “supremacía de los judíos frente a los palestinos”.

 

* Por Ana Garralda , Jerusalén, (1 Setiembre del 2012)

“El maltrato israelí a los niños palestinos es inaceptable”

Una misión investigadora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el territorio palestino de Gaza determinó que los niños de ese pueblo soportan un maltrato inaceptable de las fuerzas de ocupación israelíes.

Luego de la misión y de audiencias celebradas en El Cairo y Ammán, el Comité Especial para Investigar las Prácticas Israelíes que Afecten los Derechos Humanos del Pueblo Palestino desató un mordaz ataque al Estado judío por lo q ue considera su continua negación de derechos humanos fundamentales, y la calificó de totalmente “inaceptable”. 

El presidente del Comité, el embajador Palitha Kohona, representante permanente de Sri Lanka en la ONU, criticó en especial a las fuerzas israelíes por su inflexible trato a los niños, la mayoría acusados de arrojar piedras a militares armados. 

“Soldados israelíes rodean las casas de los niños a altas horas de la noche, les arrojan granadas y rompen puertas; a menudo disparan proyectiles letales y no presentan ninguna orden judicial”, describió. 

A los menores se los ata y se les vendan los ojos; y luego se los llevan en vehículos militares, agregó. 

En entrevista con IPS, Kohona dijo que la situación en los territorios ocupados no registra mejoras significativas desde sus últimas tres visitas a la región. 

Según testigos, los niños detenidos suelen tener prohibidas las visitas de sus familiares y la defensa legal, permanecen encerrados en celdas con adultos, se les niega el derecho a la educación, e incluso con 12 años de edad son juzgados en tribunales militares israelíes, agregó Kohona. 

El Comité también recibió denuncias que dan cuenta de 192 niños y adolescentes detenidos, de los cuales 39 eran menores de 16 años, dijo Kohona, exjefe de la sección de tratados del foro mundial. 

La práctica israelí de demoler hogares palestinos continúa, y también aumentó la violencia de los colonos judíos, señaló. 

El Comité Especial, creado por la Asamblea General en diciembre de 1968, se completa con otros dos diplomáticos: el malasio Dato Hussein Haniff y el senegalés Fod Seck. 

IPS: ¿Cómo describiría usted el trato que las autoridades israelíes dan a los niños palestinos? 

PALITHA KOHONA: El Comité llegó a la conclusión de que las autoridades ocupantes no estaban cumpliendo con sus obligaciones legales internacionales hacia los habitantes de los territorios ocupados. 

Por ejemplo, el principal resultado del bloqueo de Israel a la franja de Gaza fue convertir a 80 por ciento de los palestinos dependientes de la asistencia humanitaria internacional. 

Es admirable la resiliencia de los gazatíes, capaces de sobrevivir con tan poco, especialmente con la inadecuada atención de salud, las severas limitaciones de sus actividades habituales, los frecuentes cortes de electricidad y los habituales incidentes de violencia que signan la vida cotidiana. El bloqueo de Israel a Gaza es ilegal. 

Las necesidades de seguridad de Israel sin duda pueden satisfacerse sin recurrir a algunas de estas duras políticas. El bloqueo, según muchos, equivale a castigar colectivamente a 1,6 millones de palestinos. Y ha tenido un impacto devastador en sus vidas. 

Muchos testigos preguntaron si varias de estas duras políticas eran realmente necesarias para mantener la seguridad o si en realidad estaban destinadas a exacerbar el sentimiento de desesperanza. 

IPS: Considerando que estas violaciones a los derechos humanos se cometen en territorios ocupados, ¿equivalen a violar las convenciones de Ginebra sobre el trato a prisioneros en situaciones de conflicto? 

PK: Hay destacadas personalidades que piensan así, y el Comité está de acuerdo con esta evaluación. 

IPS: ¿Israel permitió alguna vez una visita del Comité Especial para registrar su versión de los hechos? En caso negativo, ¿cuál es la excusa que presenta? 

PK: Al Comité Especial no se le ha permitido visitar Israel, ni los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén (oriental) o las alturas del Golán. Israel tiene una política de no cooperación con el Comité. 

IPS: Usted visitó tres veces la región en calidad de presidente del Comité Especial. ¿Cuál es su evaluación de los territorios ocupados? 

PK: La situación no ha mejorado de modo significativo. En Gaza, las importaciones están en menos de 50 por ciento de los volúmenes previos al bloqueo. Ochenta y cinco por ciento de las escuelas de Gaza trabajan en doble turno. 

Y como Israel prohíbe casi todas las exportaciones de Gaza, se ahoga el crecimiento económico y escasean los empleos. Entre 30 y 40 por ciento de la población económicamente activa de la franja está desempleada. Alrededor de 1,2 millones de gazatíes recibieron asistencia alimentaria de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA). 

Además, 90 por ciento del agua no es potable. Los negocios están en punto muerto, sin posibilidad de importar nuevos equipos o de exportar productos. 

La pobreza afecta a 39 por ciento de la población, según la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. 

IPS: ¿Qué puede hacer la ONU para mejorar la situación de los palestinos en los territorios ocupados? ¿Cree usted que es impotente ante la intransigencia israelí? 

PK: Las agencias de la ONU desempeñan un rol importante para impedir que la situación humanitaria se deteriore más, pero también sufren la presión de la escasez de fondos causada por la crisis financiera mundial. Necesitan más financiamiento de los donantes. 

 

* NACIONES UNIDAS, Agosto 2012 (IPS) – Thalif Deen entrevista a PALITHA KOHONA, del comité de la ONU que investiga las prácticas israelíes

Intelectuales israelíes piden la creación de un Estado palestino

Un grupo de científicos e intelectuales, entre quienes figuran los laureados de la máxima distinción israelí, exhortan al reconocimiento de Palestina como Estado con las fronteras de 1967.Este jueves, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, se reúne en París con Nicolas Sarkozy en el marco de su gira para obtener apoyo de cara a la declaración de la entidad en septiembre.


Unos trescientos israelíes -artistas, intelectuales, científicos o militares- lanzaron un documento exhortando a ” todos nuestros compatriotas, miembros de la Knesset (Parlamento israelí), al Gobierno de Israel y a todos los gobiernos y ciudadanos del mundo a unirnos para apoyar el nacimiento de un Estado palestino basado en las fronteras de 1967 formadas al final de la guerra de 1949 como base de negociaciones entre los dos lados”.

Los firmantes de la petición, entre quienes figuran diecisiete laureados del Premio Israel, la más alta distinción israelí, aseguran que “el fin total de la ocupación (israelí) es una condición esencial para la liberación de los dos pueblos”.

Para sumar apoyos, los autores del texto, que aluden en varias ocasiones a la declaración de independencia del Estado hebreo, habían convocado a firmar el documento el jueves en Tel Aviv delante del edificio en el que fue proclamado el Estado de Israel el 14 de mayo de 1948.

La lectura del texto dio lugar a una contra-manifestación de militantes de derecha, que acusaron a los manifestantes de “traidores” y de ser una “quinta columna“ formada por “profesores de izquierda cuyo plan les estallará en la cara”.

Entre los firmantes de la petición están los profesores Yehuda Bauer, David Tartakover, Zeev Sterhell, el ex presidente de la Academia de Ciencias Menachem Yaari, la fundadora del partido Meretz (izquierda laica) Shulamit Aloni o el artista plástico Danny Karavan.

“Nuestra iniciativa no es ingenua”, asegura Sefi Rachlevsky, uno de los líderes de la iniciativa y columnista del diario de izquierda israelí Haaretz. “En lugar de ser el primero en dar la mano y manifestar su apoyo a la independencia palestina, Israel está asegura que esto es un peligro. Esto no sólo es un desastre moral, es también responsable de poner en la práctica a Israel en una situación de aislamiento y de convertirla en una especie de Sudáfrica”, sostiene.

En cuanto a otro de los firmantes, Yehuda Bauer, explica que da su apoyo a la petición “desde una perspectiva sionista”. “El objetivo del sionismo el la preservación de un hogar nacional con una mayoría judía sólida -este ha sido el sueño de la izquierda, la derecha y el centro del sionismo clásico-. Pero la persistencia de la ocupación garantiza la anulación del sionismo-, es decir la posibilidad de que el pueblo judío vivirá en su tierra con una mayoría fuerte y un reconocimiento internacional”, dice, citado por el diario Haaretz.

La luz verde de Francia

La iniciativa de los intelectuales israelíes llega en momentos en que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, busca apoyos internacionales para conseguir votos en la ONU de cara a obtener el reconocimiento de su futuro Estado en la ONU en septiembre.

Luego de viajar a Reino Unido, Dinamarca y Rusia, Abas se entrevista este jueves en París con el presidente francés Nicolas Sarkozy. La víspera, la cancillería francesa declaró que la creación de un Estado palestino es “indispensable para lograr una paz duradera y responder a las aspiraciones nacionales legítimas del pueblo palestino como a la necesidad de seguridad del Estado de Israel”.

“Consideramos que los palestinos están más que nunca preparados para establecer un Estado y a administrarlo de forma creíble y pacífica”, afirmó la portavoz adjunta del ministerio de Relaciones Exteriores, Christine Fages.

De convencer a París, queda en la lista Estados Unidos, histórico aliado de Israel. Abas dice que recordará “la promesa” del presidente norteamericano Barack Obama, quien mencionó también al mes de septiembre como último plazo para la creación de un Estado palestino.

©Reuters/ RFI (Jerusalén, el 21 de abril del 2011)

Ataques israelís a palestinos causó daños psicológicos permanentes

Los gazatíes emplean el término coloquial “zanana”, zumbido en árabe, para describir el sonido de los aviones israelíes, una constante en sus vidas.
El humor negro de comparar aviones de guerra con abejas parece indicar que la gente de este territorio palestino sobre el mar Mediterráneo logra sobrellevar la ocupación, que se extiende desde hace más de cuatro décadas. Pero los aviones les recuerdan su peor pesadilla, que el ataque se repita.

08fighter2-600

La devastación causada por la Operación Plomo Fundido, que lanzó Israel contra la franja de Gaza del 23 de diciembre al 19 de enero, es visible en varias partes de esta ciudad.

En el barrio de Izbet Abed Rabo, un rebaño de cabras camina por una calle donde lo único que queda de las casas son bloques de hormigón y vigas amontonadas. El único refugio para los residentes de las viviendas arrasadas son las tiendas de campaña blancas suministradas por distintas agencias de las Naciones Unidas.

Donantes internacionales prometieron miles de millones de dólares en la conferencia que realizaron en el balneario egipcio de Sharm El-Sheij en marzo, a fin de transformar este paisaje apocalíptico en un lugar para que las personas desalojadas puedan vivir con un mínimo de dignidad. Pero los trabajos no han comenzado porque Israel prohíbe el ingreso de materiales imprescindibles para la construcción.

boy-malnutrition

Las consecuencias psicológicas del ataque son menos evidentes, pero los resultados preliminares de un estudio realizado por el Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza, aún no concluido, indican que muy pocas personas, si es que hay alguna, salieron indemnes.

De los 374 niños y niñas, entre seis y 16 años, entrevistados para el estudio, más de 73 por ciento dijeron que creyeron que iban a morir en el ataque. Casi 68 por ciento dijeron creer que habría otro ataque y 41 por ciento expresaron un fuerte deseo de venganza.

En cuanto a los adultos entrevistados para ese mismo estudio, 69 por ciento de los padres y 75 por ciento de las madres consultados fueron diagnosticados con estrés postraumático.

Entre los síntomas observados, 59 por ciento de los adultos entrevistados dijeron tener miedo a la muerte, la mitad de ellos temían morir de un ataque cardiaco y alrededor de 15 por ciento de contraer cáncer por la exposición a armas químicas como el fósforo blanco.

Además, 82 por ciento de los padres y madres consultados dijeron que sus hijos estaban más agresivos después del ataque israelí y 52 por ciento, que mostraban problemas emocionales.

“Todo el mundo perdió algo en la guerra”, dijo a IPS el portavoz del Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza, Hussam El-Nunu.

“Algunos perdieron amigos y conocidos, otros partes del cuerpo. Algunos más perdieron dinero y propiedades, en tanto otros más la sensación de seguridad y de protección. Es un sentimiento muy crudo. Nunca sentí la muerte tan cerca como durante el último ataque. No había adonde escapar”, señaló.

_45329459_70be455eeebe

Una caricatura pegada en un muro de la oficina de prensa del gobierno de Israel en Jerusalén pretende ilustrar la visión oficial, repetida hasta el cansancio, de que el estado judío tiene el ejército con los mejores valores éticos del mundo.

De un lado de una frontera hay un general israelí que reprende a uno de sus subalternos recalcitrantes, y del otro, un combatiente de una organización islámica que hace lo mismo con uno de los suyos. El primero dice: “Había una familia, ¿cómo pudiste disparar?”. El segundo dice: “Había una familia, ¿cómo pudiste errarle?”.

Pero la caricatura israelí no refleja para nada el sentimiento mayoritario de los gazatíes respecto de Israel, al que acusan de no tomar las precauciones debidas para garantizar la seguridad de los civiles.

El estudiante de ingeniería Majed Abu Salama contó que un amigo de su familia fue asesinado tras salir de su casa una tarde en que Israel había prometido un alto al fuego temporal.

“Lo mataron con un cohete cuando sus hijas y su esposa estaban en mi casa”, señaló Salama. “Fue horrible”.

Antes del ataque ya era difícil para la mayoría de los gazatíes satisfacer sus necesidades básicas.

En 2006, poco después de la sorpresiva victoria de Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica) en las elecciones legislativas palestinas de enero, un asesor del gobierno israelí, Dov Weisglass, había dicho que los gazatíes tuvieron “una cita con un dietista” para que “adelgacen mucho, sin morirse”.

En 2008, Israel dispuso un duro bloqueo económico y restringió el ingreso de productos de primera necesidad y de la gente que debía acudir a sus empleos en Israel, luego de que Hamás tomara por las armas el control de este territorio en junio de 2007.

La pobreza y las cifras de desempleo aumentaron de forma significativa. Todo ello afectó psicológicamente a la gente.

La mayoría de los palestinos de Gaza necesitan atención psicológica, según Jalil Abu Shammala, director de la Asociación de Derechos Humanos Al-Dameer.

“Es evidente cuando uno camina por la calle y mira a las personas a los ojos”, señaló.

“Hay que entender que los gazatíes sufren desde hace tres años el asedio israelí. Nadie puede viajar y no se pueden cubrir las necesidades básicas de la población. Muchas familias no tienen suficiente dinero para darle leche a sus hijos”, puntualizó Abu Shamala

“Conozco muchos padres que salen temprano de casa y regresan tarde en la noche para no estar delante de sus hijos que les piden un sheqel (alrededor de 0,24 dólares), que no les pueden dar”, añadió.

Cerca de lo que queda de la sede del Consejo Legislativo Palestino, bombardeado al principio de la Operación Plomo Fundido, Nahed Wasfy Wshah preguntaba a los extranjeros si podía pedir asilo en sus países.

“Mis hijos y mis hijas siguen con miedo”, dijo a IPS. “A veces se despiertan gritando en la noche y dicen: ‘Papi, sácanos de acá, siempre habrá guerra aquí’”.

Israel arroja desechos, incluidos los peligrosos, en el territorio palestino de Cisjordania, cuya población no está en condiciones de protestar.

El estado judío lo hace “desde hace años, como una alternativa más barata y fácil que procesar esos desechos peligrosos en su territorio, en sitios adecuados para su manejo”, dijo a este cronista el subdirector de la Autoridad Ambiental Palestina, Jamil Mtoor.

Shuqbah, una aldea de 5.000 habitantes, se ubica cerca de la “línea verde” que separa Palestina de Israel, y no está lejos tampoco de Ramalah, donde tiene su sede la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que controla Cisjordania.

Empresas israelíes han estado usando las tierras de un intermediario palestino en esa aldea para volcar basura a apenas 30 dólares la tonelada, mucho más barato que arrojarla en vertederos israelíes.

“Firmas israelíes han vertido residuos sólidos y peligrosos allí durante años. La posterior quema de desechos tóxicos incluye elementos como las emisiones carcinógenas de las películas de rayos X. Esto afecta a la población. Muchos sufren asma y enfermedades relacionadas”, dijo Mtoor a este periodista.

Antes, los israelíes enterraban los esqueletos de miles de pollos que habían sufrido gripe aviar cerca de Naplusa, en el norte de Cisjordania, señaló Mtoor.

En el sur de ese territorio, en Hebrón, la Autoridad Ambiental Palestina también descubrió 500 barriles de insecticida. De nuevo, fue un intermediario palestino el que aceptó esos desechos en su propiedad a cambio de una paga.

La ANP ha arrestado a los involucrados y demandó ante la justicia a varios de ellos, pero condenar a palestinos que cooperan con los contaminantes israelíes es muy difícil.

“Los israelíes se aprovechan de personas muy pobres con familias grandes que mantener, con fuentes de ingreso limitadas y desolados por el elevado desempleo”, dijo Mtoor.

Israel ejerce un control total sobre más de 40 por ciento de Cisjordania. El territorio está dividido en las áreas A, B y C. Solamente la A está bajo control absoluto de la ANP. La B está bajo jurisdicción israelí y, aunque limitada, también palestina. La C está totalmente controlada por Israel.

“Muchos de los intermediarios palestinos están protegidos por los israelíes. Si queremos perseguirlos debemos obtener de Israel los permisos para ingresar a las áreas B y C, y a menudo no se nos autoriza o el trámite se prolonga demasiado”, dijo Mtoor.

“Además, es difícil controlar los numerosos vertederos que usa Israel, porque la basura se arroja tanto abierta como encubiertamente, a veces de noche. Los sitios varían, y luego los israelíes los ocultan”, agregó.

Los habitantes de los asentamientos judíos ilegales en Cisjordania suelen arrojar sus residuos y descargar sus aguas servidas en ríos y otras fuentes de agua.

El Instituto de Investigación Aplicada de Jerusalén alertó que “las aguas servidas de los asentamientos no se restringen a los efluentes domésticos, sino que incluyen pesticidas, asbesto, baterías, cemento y aluminio, que contienen compuestos carcinógenos y peligrosos”.

Israel explota aproximadamente 87 por ciento del acuífero de Cisjordania. Unos 2,5 millones de palestinos sobreviven con el resto, lo cual supone una amenaza para la salud de las dos naciones.

“Los colonos judíos consumen hasta 200 litros de agua diarios por persona, mientras que los palestinos de Cisjordania sobreviven con entre 30 y 60 litros”, dijo Mtoor.

La organización ambientalista israelí, palestina y jordana Amigos de la Tierra Medio Oriente publicó hace varios años una investigación titulada “A Seeping Time Bomb, Pollution of the Mountain Aquifer by Solid Waste” (“Una bomba de tiempo que se filtra: La contaminación del acuífero de la montaña con desechos sólidos”).

Según el estudio, la eliminación no sostenible de residuos sólidos tuvo como consecuencia la filtración en el agua subterránea de sustancias tóxicas como cloruros, arsénico y metales pesados como cadmio, mercurio y plomo.

“La amenaza para el agua potable continúa hasta ahora”, dijo a este periodista la portavoz de Amigos de la Tierra, Miri Epstein.

Las empresas israelíes que fabrican productos potencialmente peligrosos se instalan en territorios palestinos para evitar las estrictas leyes ambientales que controlan las operaciones en territorio del estado judío.

La justicia israelí clausuró en 1985 las operaciones de la compañía israelí de pesticidas Geshuri en la central ciudad de Kfar Sava, por una demanda de residentes que la acusaron de dañar su salud. Pero la firma se trasladó a Tulkarem, en el nororiente de Cisjordania.

Para paliar la situación, el gobierno alemán construyó una planta de eliminación de desechos sólidos cerca de Ramalah, y el Banco Mundial y la Comisión Europea, rama ejecutiva de la Unión Europea, construyó un vertedero de cerca de Jenin, en el norte de Cisjordania.

“Contamos con la comprensión de la comunidad internacional, pero la situación no se resolverá hasta que haya una solución política al prolongado conflicto palestino-israelí”, dijo Mtoor.

El Comité Israelí Palestino de Expertos Ambientales, creado bajo los Acuerdos de Oslo (1993), no se reúne desde 1999. Cualquier coordinación en materia de deposición de desechos sólidos es específica y aislada.

Ahora Gaza afronta un desastre ambiental tras la devastadora ofensiva militar israelí que acabó con 1.400 vidas e hirió a más de 5.000 personas entre el 27 de diciembre y el 17 de enero.

“La situación ambiental en la franja de Gaza es extremadamente seria. Nuestra prioridad es investigar los desafíos en la materia y establecer las prioridades de rehabilitación”, dijo a este cronista Achim Steiner, subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Steiner visitó recientemente Gaza y Cisjordania, y evaluó entonces junto con funcionarios palestinos y personal de la ONU la situación en los dos territorios palestinos.

Este mes, el PNUD enviará un equipo de ocho expertos a Gaza para examinar, entre otras cosas, las secuelas ambientales del uso por parte de Israel de armas ilegales como fósforo blanco.

El equipo está integrado por expertos en manejo hídrico y de aguas servidas, control de asbesto y residuos peligrosos, evaluación ambiental costera y marina, y evaluación institucional y económica.

“La situación ya era seria antes de la guerra, debido a la inadecuada infraestructura de Gaza y a la falta de reparación de las plantas de tratamiento de desechos y de agua”, señaló Steiner. Y ahora es mucho peor.

El embargo de Israel bloqueó el suministro de material de construcción necesario para reparar la devastada infraestructura de Gaza, y de suficiente combustible como para hacer funcionar las plantas de tratamiento del agua y de los residuos.

“Los desechos peligrosos y hospitalarios yacen sin tratar. Aguas servidas, también sin tratar, fueron bombeadas al mar y alcanzaron las napas subterráneas y el suministro de agua potable, creando una amenaza sanitaria”, dijo Steiner.

El ejército israelí tiene más de 600 puestos de control y controles carreteros en toda Cisjordania, lo que obstaculiza el tránsito de camiones cisterna que transportan aguas residuales de pueblos y aldeas.

Por esto, “los palestinos no tienen suficiente acceso a vertederos o la capacidad de tratar los residuos adecuadamente”, destacó Steiner.

* Este artículo es parte de una serie producida por IPS (Inter Press Service) e IFEJ (siglas en inglés de Federación Internacional de Periodistas Ambientales) para la Alianza de Comunicadores para el Desarrollo Sostenible (http://www.complusalliance.org). Excluida la publicación en Italia.

Cómo ocultar una guerra cuando no sale rentable

El silencio envuelve la guerra de Irak y lo hace sin levantar escándalo. Poco a poco, los medios de comunicación americanos han ido retirando información y corresponsales del escenario bélico para reducir costes.

1230551922215cnn-detdn
(Corresponsales de la CNN en Irak)

La interminable carrera hacia la Casa Blanca permitió ir comiendo tiempo de los informativos, circunstancia que las grandes cadenas de televisión de Estados Unidos han aprovechado para una retirada estratégica de sus corresponsales. Según The New York Times, ABC, CBS y NBC ya no cuentan con profesionales a tiempo completo en Irak.

Otra circunstancia que explica la nueva situación es que la violencia parece haberse relajado en el país mesopotámico mientras crece en Afganistán. Los 30.000 soldados americanos desplegados en este territorio contrataban hasta hace poco con la inexistencia de corresponsalías permanentes de las televisiones. Ahora los medios han repartido sus recursos entre ambas regiones.

Los disparos despiertan interés
Para los ejecutivos de las cadenas, Irak ha evolucionado hacia una historia de política y reconstrucción, más que el violento relato al que estábamos acostumbrados hasta ahora. Por eso mantienen sus estructuras a un nivel mínimo y turnos de enviados especiales en lugar de corresponsales estables. La mayor parte de los empleados encargados de cubrir la última es ahora abrumadoramente iraquí. Incluso se plantea la posibilidad de que las televisiones compartan sus recursos.

Más que la valoración de la información, el centro del problema se encuentra en los costes. Muchos ejecutivos consideran que la guerra de Irak ha sido la más cara para los servicios informativos de Estados Unidos. La principal partida correspondería a los gastos de seguridad para los equipos desplazados sobre el terreno. Sin embargo, las estadísticas siguen señalando el conflicto como el que más vidas de periodistas ha costado.

Los medios escritos tampoco encuentran beneficios a mantener su cobertura de una guerra estancada y la información al respecto comienza a desvanecerse de la escena pública. El siguiente paso es desaparecer de la consciencia y la preocupación de los americanos.

* CNN.COM – 29/12/2008

Israel, Palestina y la justicia internacional

Sabemos que la justicia humana tiene muchas fallas o errores. Por tanto, es una justicia imperfecta. Esto implica que debemos tener cuidado en acusar o culpar a personas o conflictos donde no conocemos todos los detalles necesarios para poder emitir una opinión que se acerque a la verdadera justicia.

Por otro lado sabemos que entre los israelíes y los palestinos tienen un conflicto militar de largo tiempo en donde se puede ver como la justicia imperfecta, ya en el ámbito internacional, no puede impedir que se produzcan muertos inocentes.

_45327622_mapa

En este caso es vano recordar esfuerzos anteriores por llegar a solucionar este conflicto; pues al final siempre terminan en nuevos conflictos donde los palestinos radicales del grupo Hamas, lanzan sus pequeños mísiles de baja potencia a ciudades civiles de Israel, ocasionando algunos daños materiales, algunos heridos y rara vez algún muerto.
En cambio la respuesta israelí es devastadora, mediante su poderosa flota de aviones modernos y el lanzamiento de potentes mísiles que producen grandes destrozos materiales en Gaza, cientos de muertos (incluidos niños) y miles de heridos, muchos de ellos de consideración.

Lo triste en este conflicto es que la gran mayoría de heridos o muertos, sobretodo del lado palestino, es gente inocente, incluido niños.

_45329459_70be455eeebe
Como podemos ver la desproporción militar es abismal. Es prácticamente imposible que los palestinos radicales de Hamas le ganen alguna guerra a Israel. Por tanto, no les queda más opción que terminar sus ataques y dialogar con los israelíes o aceptar sus condiciones. Los palestinos no deben persistir en “guerras de honor” que puede terminar por exterminarlos o que perjudica a muchas personas inocentes de su propio pueblo, ya que Israel es muy poderoso, militarmente hablando.

_45329236_081227gaza203b

En la historia humana hay muchos ejemplos de que el país vencedor o el más poderoso, militarmente, es el que impone las condiciones para llegar a la paz. En este caso parece que los palestinos no aceptan las condiciones de los Israelíes; pues se resisten a aceptar las condiciones del país vencedor o más poderoso.

Israel aplica una justicia imperfecta. Pero eso es algo que, lamentablemente, se hace en todas las guerras del mundo. Incluso en otros casos se quitan territorios al país vencido o se exigen “pagos de guerra millonarios”

_45329911_70bdwwsfce

Los palestinos radicales del grupo Hamas confunden, en mi opinión, los conceptos de valor y honor, con los de realidad y sensatez. Ellos están condenando a los demás palestinos, que son mayoría, a la posibilidad de seguir sus vidas en paz y adaptándose positivamente a su nueva realidad, así como lo han hecho otros países que han perdido guerras o se han visto divididos por sangrientos conflictos internos, como en el caso reciente de la ex_Yugoslavia.

Además retrocediendo un poco mas podemos mencionar a países como Japón, Francia y Alemania, que fueron destrozados por otros países en guerras, sin embargo de su rendición se recuperaron en pocos años y actualmente son países muy prósperos en el ámbito mundial. Si Japón hubiese persistido en seguir luchando. Entonces, USA le hubiera tirado mas bombas atómicas a Japón, con muchísimos muertos más o en el caso de Francia y Alemania hubiera costado mas millones de muertos franceses y alemanes.
Lamentablemente la justicia humana, la justicia internacional, en este caso, se basa o guía por el mayor poderío militar o económico de los países involucrados o al menos de uno. Lo demás es retórica bonita, idealista, pero no tiene resultados reales.

Volviendo al conflicto israelí-palestino. Por la sangrienta intolerancia e intransigencia mutua, de Israel y Palestina, ningún otro país o incluso la ONU quieren intervenir con tropas amigas que se pongan en los limites y garanticen el cese de los ataques, como lo hacen en otros países o conflictos del mundo.

Este es un caso notable de cómo la justicia internacional es tan imperfecta e injusta, cuando se trata de ayudar a personas inocentes, incluyendo niños, que tengan que morir en conflictos irracionales y sangrientos como esta guerra totalmente desigual que tienen los palestinos con los israelíes.

Yo creo que si existe una solución en este conflicto, Pero eso significa cambios radicales en uno u otro sentido. Además, creo yo, así como ha evolucionado esta guerra en los últimos años no veo una solución fácil de convivencia cercana.
Además la mayoría de países vecinos de Israel no lo quieren y si este se descuida militarmente le van a hacer un carga montón que, a lo mejor, ni USA lo va a poder seguir ayudando.

Una recomendación sincera de mi parte seria que Israel se mude de región. Por ejemplo, a alguna área desabitada de USA o Canadá. Piénsenlo y verán que no es tan descabellada la idea. De esta manera dejaría ese lugar a los palestinos y, probablemente, el mundo árabe o musulmán se entiendan entre sí y vivan en paz y el terrorismo se acabe.
Por otro lado Israel vivirá, de manera independiente, dentro o junto de un territorio cedido por USA o Canadá, que tienen enormes territorios deshabitados y son países amigos de Israel.


Creo que a USA o Canadá les conviene tener a un vecino cercano, laboriosos y prósperos como son los Israelíes. Por otra parte para Israel significa dejar de preocuparse por el terrorismo y no tendrían que gastar billonarias sumas de dinero en armas. Y su pueblo podrá vivir en paz y felicidad de acuerdo a su religión judía.

Si pensamos de forma positiva y sin violencia veremos que conflictos largos como el que mantienen actualmente los palestinos con los Israelíes nunca terminara en nada bueno, mas bien  eso puede generar mas violencia, terrorismo y otras guerras o conflictos donde se involucren otros países muchos más poderosos que la débil y pequeña palestina en la franja de Gaza.

Hasta siempre.
Carlos Tigre sin Tiempo (CTST)