Testimonio del fin del submarino japones I-29 de alta tecnologia (WWII-1941)

Charles Nicolas (92), veterano de la Segunda Guerra Mundial, en su casa de Farmingdale (L.I.-New york), el 13 de marzo de 2015, concedió una entrevista donde muestra un modelo del submarino en el que prestó sus servicios. (*)

1

En diciembre de 1941, Nicolas había estado manejando un radio a bordo de un submarino cerca de las Islas Vírgenes cuando recibió un mensaje crítico que cautivó a la tripulación: Japón había atacado Pearl Harbor.

En las oscuras profundidades de las aguas del Pacífico, un submarino japonés en una infame “misión Yanagi” se deslizó silenciosamente hacia su puerto de origen, llevando una carga secreta.

archive-usn-photos-showing-a-japanese-midget-submarine-beached-at-oahu-hawaii-dec-1941-01

Estaba en su camino a casa desde un puerto en poder de los nazis en Francia, donde había sido cargado con tecnología avanzada que Japón esperaba restaurar su ventaja en su guerra con los Estados Unidos: partes o planes para radar, aviones a reacción, motores de cohetes, Máquinas de código Enigma.

600px-19430428_japanese_submarine_crew_i-29.png

Pero, mientras pasaba 100 millas al sur de Taiwán, un operador estadounidense de sonar, a bordo de un submarino estadounidense, alertado de la presencia del enemigo preparó el eco acuático que apuntaría al submarino enemigo para los torpedos estadounidenses. En el silencio tenso, esperó por el visto bueno.

“Después de varios intentos, el capitán finalmente lo alineó”, dijo Charles Nicolas, de 92 años, el ex operador de sonar que ahora vive en Farmingdale. “Se volvió hacia mí y me dijo que quería un ping en este submarino”.

4

“Le di el único ping, que, si no recuerdo mal, fue de 1.250 yardas”, dijo Nicolas, quien recibió la medalla de plata de la estrella militar por su papel en el hundimiento del submarino japones ultrasecreto. “Y tan pronto como escuchó eso, disparó cuatro torpedos”.

5

A medida que la dominación aliada en los océanos y cielos se intensificó durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania y Japón, hambrientos de recursos, habían comenzado a depender de los submarinos para ayudarse intercambiando suministros críticos, tecnología, medicinas, personal experto e incluso toneladas de oro.

6

Estos intercambios, conocidos como misiones Yanagi, incluyeron envíos de uranio, de acuerdo con “La fuerza submarina japonesa de la Segunda Guerra Mundial”, por Carl Boyd, entonces profesor de historia en la Universidad Old Dominion.

Detener las misiones Yanagi había sido una prioridad de la Armada desde que comenzaron en 1942.

El comandante de la I-29, Takakazu Kinashi, le había dado a la Marina de los EE. UU. Un golpe humillante a bordo de un submarino diferente al hundir el portaaviones USS Wasp y dañar fatalmente al destructor USS O’Brien durante un combate en 1942 cerca de Guadalcanal. 

Los líderes militares de EE. UU. Temían que un esfuerzo más coordinado entre Alemania y Japón pudiera convertir la guerra a favor de las naciones del Eje.
7

La inteligencia naval había podido rastrear el 1-29 ; pero acorralar al submarino secreto en el silencio y la profundidad del Estrecho de Luzón de 200 millas requeriría que sorprendieran al I-29. Debido a que los submarinos detectan señales de sonar fácilmente, el capitán del Sawfish creyó que tendrían una sola oportunidad de rebotar una onda de sonido del casco distante del I-29, luego calculó apresuradamente el rango de disparo del torpedo antes de que el submarino enemigo tuviera la oportunidad de reaccionar .

El técnico de sonar al que recurrió fue Nicolas (el veterano que da esta entrevista), quien se había alistado en la marina cuatro años antes, y que se ofreció como voluntario para el submarino porque pensaba que los buques de superficie eran demasiado grandes.

“A veces era muy aburrido, día tras día”, dijo acerca de la monotonía que había prevalecido antes de que el Sawfish viera el I-29. “Pero luego, de repente, tal vez uno por la noche, o dos o tres de la mañana, oyes” Despeja el puente. . . Y luego todo el infierno estalló y tuviste suficiente acción durante 10 minutos para el resto de la patrulla “.

16

Nicolas había manejado tareas importantes antes. En diciembre de 1941, había estado manejando radio a bordo de un submarino diferente cerca de las Islas Vírgenes cuando recibió un mensaje crítico que cautivó a la tripulación: Japón había atacado Pearl Harbor.

Nicolás, ahora un ex presidente de capítulo de los Veteranos Submarinos de la Guerra Mundial de Estados Unidos, se le pidió utilizar sus habilidades de sonar para localizar el objetivo más importante de su carrera. Tendría que apuntarlo con tal rapidez y eficiencia que no tendría tiempo de desaparecer en las profundidades del Pacífico.

1

Nicolas fue capaz de hacerlo en su primer intento, permitiendo que el Sawfish (Submarino USA donde estaba Nicolas), enviara cuatro torpedos en rápida sucesión.

Nicolas descarta la sugerencia de que es un héroe, a pesar de que su éxito al destruir al submarino japones espía,I-29, sin alertar a su tripulación le valió la tercera medalla de combate militar más alta.

“Hubo alrededor de 106 marineros japoneses que se hundieron con el submarino… Cualquiera de los otros marineros a bordo de ese submarino podría haber merecido esa Estrella de Plata…Simplemente estaba en la posición correcta”.dijo Nicolas. 

Hasta Siempre.

Carlos Tigre sin Tiempo (CTsT)

Fuente usada:
(*)= “Newsday” , August 7, 2015, Martin C. Evans
Nota:
Las fotos o datos adicionales corresponden a mi edicion y resumen personal con el objetivo de ser mas didactico y/o motivador ,para revisar mayores detalles, a todos los interesados que lean este blog. (CTsT=CVP),
Anuncios